Al camping sin mochila: la clase media impulsa otra forma de veranear